12 abr. 2009

Caravaggio, 1573-1610


Visión innovadora y libertad de interpretación.

Dos son las características de la obra de Caravaggio, el naturalismo y el tenebrismo.
La utilización del claroscuro para dar dramatismo a sus obras. La luz en sus cuadros, no suaviza las formas sino que crea fuertes contrastes que ayudan a dirigir la mirada del espectador.
Esa concentración en el tema principal del cuadro se convertiría en el sello inconfundible de este artista.

Su preocupación, el dominio de la luz.

La vocación de San Mateo pertenece a la corriente naturalista del Barroco. La atención del cuadro está centrada en la mano de Cristo . La intensa luz diagonal acentúa las expresiones faciales y nos sugiere el triunfo de la luz sobre las tinieblas espirituales.
El cuidado repertorio de horizontales y verticales y el contraste con las diagonales secundarias , todo ello, resaltado por una luz focal.
Para acentuar el realismo utiliza los efectos de luz y destaca el fondo oscuro; la luz no se difunde con suavidad, sino que surge de un lateral y cae sobre las figuras haciendo que los colores sean más vivos e intensos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me da que a este tipo de sombras se refería Stoichita.

chicha dijo...

Seguramente, pero el libro abarca un espacio más grande y éste es sólo el proncipio.
De cualquier manera, el estudio refleja lo que luego sería el desarrollo de la sombra en pintura y en otras muchas técnicas, incluyendo la fotografía.