27 sept. 2012

Velázquez y el naturalismo

 

Detalle
Las obras tempranas de Velázquez se relacionan con las corrientes naturalistas que se estaban difundiendo por Europa a comienzos del siglo XVII tras la revolución pictórica de Caravaggio (1571-1610). Esta etapa transcurrió durante sus años de formación y despegue profesional en Sevilla.
                                                                         



Inmaculada Concepción, 1618
Óleo s/ lienzo, 135.5x101cm.
National Gallery de Londres
reino Unido
De los veinte cuadros, aproximadamente, que pinta en Sevilla hasta 1622, entre ellos, nueve bodegones, pero también sus primeros retratos y composiciones religiosas, solo unos pocos están firmados, una costumbre que conservará durante toda su vida.
Adoración de los Reyes Magos, 1619
Óleo s/ lienzo, 204x125cm.
Museo del Prado
Madrid. España
 

 

Detalle

 
Etapa Sevillana: obras tenebristas, colorido obscuro y terroso (ocresmarrones), facilidad para captar las cualidades de los objetos y el realismo de los personajes; influencia de Caravaggio, hasta tal punto que se le llego a nombrar como “el segundo Caravaggio”.
 
Ttres hombres a la mesa, 1617-1618
Óleo s/ lienzo, 108.5x102 cm.
Museo Hermitage. San Petersburgo
Rusia




Además de alguna obra religiosa (Inmaculada Concepción)(Adoración de los Magos), predominan los temas realistas como en La vieja friendo huevos, genero del bodegón con fuertes contrastes de luz y de sombra; cuadro más que de personajes, una naturaleza muerta, casi un inventario de utensilios de cocina: tonalidades cálidas, marrones, ocres, amarillas, ojos-naranja.
Defectos juveniles son: los contornos secos y duros realzados por un claroscuro excesivo, monotonía en los colores de su paleta y escaso dominio en la captación del paisaje o del ambiente.
 

La vieja friendo huevos, 1618
Óleo s/lienzo, 100.5x119cm.
National Gallery of scotland.

 
                                                                                     
 

En El Aguador de Sevilla, interpreta la alegoría de las tres edades de las personas. Composición audaz, predominio de la vertical y sobre ella los círculos de las tres cabezas.
El énfasis con que las dos jarras acaparan el primer plano, brillando a la luz; el resplandor de las gotas de agua sobre la parez de la vasija de mayor tamaño y la preciosa transparencia de la copa, hace que sea la primera obra realmente maestra de Velázquez.



Detalle: copa de fino cristal en el que se ve un higo, destinado seguramente a aromatizar el agua.



 
 

Muestra una escena propia de la Sevilla y la España de la picaresca del siglo XVII.

La influencia de Caravaggio en este tipo de obras se hace notar, posiblemente por grabados y copias que llegaban a Sevilla procedentes de Italia.

Posiblemente sea la obra maestra de la etapa sevillana.







 

 

No hay comentarios: